12493460_10153338173014849_3950348760500508568_o

Construcción originaria gótica del S. XIII, alterada y ampliada profundamente en la
época barroca S.XVIII, con algunas obras de menor importancia en el S.XIX. Del templo
gótico queda principalmente el tramo del coro que se incluyó en el nuevo templo barroco.

1808_10151334028869849_1543116784_n

Preside el presbiterio un retablo mayor barroco del S. XVIII, bajo la advocación de la Asunción. En él se aprovechan relieves y bultos de esculturas de otro retablo romanista junto a una profusa decoración de su época, conservando la policromía de 1772. Destaca la imagen de la Virgen de Belén, antigua titular, que se aloja en una hornacina. Se trata de
una talla gótica de alabastro, del primer tercio del S. XV. El sagrario expositor es del segundo  tercio del S. XVI

574771_10151334590739849_1100255360_n

En el lado del Evangelio se encuentran varios retablos: del Sagrado Corazón (barroco, S. XVIII, comprado en 1915 a la parroquia de S. Cernin de Pamplona a donde había llegado tras la desamortización del convento de Franciscanos); de la Virgen del Rosario (en el crucero, neoclásico, del S. XIX); y otro retablo en la capilla de los Pasos que guarda las tallas de los Pasos de la Semana Santa. En el lado de la Epístola se encuentran los retablos de Cristo Crucificado (en el brazo del crucero, simétrico al dedicado a la Virgen del Rosario) que alberga una excelente talla renacentista del Crucificado, del S. XVI; y de la Virgen Dolorosa (primera mitad del S: XVII).

IMG-20160726-WA0002

En el sotocoro se localiza un hermoso grupo escultórico que representa el Santo Entierro,
fechable en torno a 1570 de estilo expresivista. En la sacristía se custodian algunos lienzos y
tallas de interés, entre ellos una talla gótica de San Martín Obispo, del S. XIV, procedente de
la ermita de su nombre. En el capítulo de ornamentos, se conservan fragmentos de bordados del S. XVI.

540448_10151010210884849_100721565_n

Entre las piezas de orfebrería: cáliz de plata con traza gótica, del primer tercio del S. XVI con base de seis lóbulos; pareja de cálices de plata, barrocos, del S. XVIII; crismeros de plata en forma de arqueta sobre patas  avolutadas, del primer tercio del S. XVIII; cruz de altar, de
bronce dorado, de la primera mitad del S. XVII; cruz parroquial de plata del S. XIX; ostensorio de plata dorada, del primer tercio del S. XVI, de estructura gótica y decoración renacentista incipiente; y un relicario barroco de plata, de la segunda mitad del S. XVIII.
En las dependencias parroquiales se custodian algunos lienzos de pinturas de diversas épocas.

descarga

Presenta planta de tres naves, crucero y capilla mayor recta. La nave central consta de tres
tramos desiguales, en tanto que las naves suman dos tramos. En el S. XIX se añaden dos
capillas a cada lado del coro y otra localizada a los pies del Evangelio. El arco apuntado del
coro es también de la época medieval y se aprovecha como arco fajón para sostener la
bóveda barroca de arista. Ésta se utiliza en las las tres naves, medio cañón en los brazos del
crucero, cúpula sobre pechinas en el crucero y bóvedas de lunetos en la capilla mayor. El
coro de madera se levanta a los pies de la nave y debajo del mismo se aprovecha otro elemento del S.XIII, un arco apuntado que apoya en capiteles con bolas, que actuaría de portal en la época medieval. Detrás del coro se organizan una serie de dependencias. La sacristía se cubre por un cielo raso y queda adosada a la cabecera por el lado de la Epístola. Frente a ella, en el lado del Evangelio, se encuentra la antigua sacristía.

25010302

Al exterior, muros de sillarejo que se quedan parcialmente ocultos en el lado de la Epístola
por construcciones. Un pórtico de tres arcadas de medio punto sobre pilares cobija la portada
que consiste en un sencillo arco de medio punto que lleva inscrita la fecha de 1889. Esta fecha señala el cambio de advocación de Nuestra Sra. de Belén a la Asunción de la Virgen. La torre fue reformada en 1772, queda reducida al cuerpo de campanas y se levanta a los pies. Otra torre que se elevaba sobre el crucero fue desmontada en esa época.

VILLA ROMANA DE LIÉDENA.  La villa romana de Liédena ocupa un lugar destacado dentro de la histografía arqueológica. Fue la primera villa romana completamente excavada y publicada en España y referencia obligada en los estudios posteriores de otras villas y de la vida en el campo en tiempos romanos. Un vecino de Liédena descubrió parte de un mosaico al realizar labores agrícolas. Avisada la Comisión de monumentos se sacó a la luz la totalidad del mosaico. Blas de Taracena y Luis Vázquez de Parga excavaron el yacimiento arqueológico entre los años 1942 y 1947.

img28

La villa de Liédena en realidad son dos villas superpuestas. La primera que parece datar del siglo II d.C. debió ser una villa rústica de propietario absentista que viviría en la ciudad y que sólo en contadas ocasiones visitaba sus tierras. De esta villa han quedado restos de muros de diversas habitaciones por debajo de la villa más moderna y apartados del edificio principal, hacia el este, restos de unas termas. La villa fue destruida en el siglo III durante las invasiones que se dieron durante los años 257 y 275 por tribus germánicas. Durante el siglo I las legiones romanas habían mantenido a raya a los pueblos «bárbaros» en el límite del norte de Europa.

img31

En el 257 d.C. los alemanes y francos rompen la frontera y tas atravesar la Galia llegan a Hispania. Aunque los autores antiguos hacen mención de las devastaciones en Levante y en la Bética, sin duda también dejaron su estela de destrucción más hacia el interior. La villa antigua de Liédena en un ejemplo de esto. La destrucción ha quedado ha quedado reflejada por las huellas de incendio que han aparecido en varias dependencias de la villa antigua. Estas invasiones afectaron completamente las relación del campo y la ciudad en el siglo IV. La inseguridad hizo que las ciudades tendieran a ser abandonadas siendo ahora peuqeñas y fortificadas.

Luis Vazquez de Parga en las excavaciones Villa de La Foz

Los dominus, señores y nobles de la aristocracia local y romana, se retiran de la ciudad a sus posesiones en el campo y transforman su villas rústicas, que eran hasta entonces meros centros de producción, en grandes mansiones lujosamente adornadas que van a ser ahora vivienda permanente. Al mismo tiempo se convierten en unidades de producción autosuficientes, donde el señor tiene plena autonomía, llegando a administrar justicia entre sus siervos y esclavos.

images (2)

De este periodo es la segunda villa de Liédena, más grande que la primera, ocupando la superficie aproximada de una hectárea. Utilizaron parte de las construcciones de la primera villa. La villa del siglo IV se estructura alrededor del peristilo, patio porticado rodeado de  galerías que estaban decoradas con suntuosos mosaicos. En vez de impluvium (estanque) para recoger el agua de los tejados, en el centro del peristilo hay un pozo. A las galerías comunicaban diversas dependencias. En la crujía oeste se encuentra el oecus o salón principal de la casa. Uno de los elementos que individualizan y dan importancia a este espacio es su terminación en ábside semicircular (exedra). Está descentrado respecto al eje del peristilo por el aprovechamiento de los muros de la villa anterior.

images (4)

Al sur del peristilo se encuentra el triclinium o comedor. Al este se distribuían las habitaciones de los siervos. Al norte un espacio para almacenes. Seguramente era la bodega se almacenaba el vino por el abundante número de tinajas de barro (dolia) que aparecieron en la excavación. De esta crujía norte destaca la dependencia más occidental. Fue reforzada con un muro de 70 cm de espesor. Seguramente se convirtió en una torre defensiva y es una muestra de las obras de defensa que se pueden apreciar en muchas villas del Bajo Imperio para hacer frente a la inestabilidad del siglo IV, no sólo por las amenazas del otro lado del Pirineo, sino por los grupos de bandidos que desde la cordillera realizaban sus expediciones de rapiña.

images (1)

Más al sur del núcleo central de la casa había un gran estanque de 27 metros de largo y más habitaciones, estas probablemente de los trabajadores agrícolas. Al oeste del estanque se encontraban el lagar y el trujal de aceite junto a un patio que es por donde accedían los carros con la uva y las olivas para la extracción de vino y aceite. Separado del cuerpo principal de la villa, al oeste de las misma están las termas, con su frigidaruim, tepidarium y caldarium y el praefunium, horno que calentaba el agua y las estancias. La villa se amplía en la parte este con un gran patio flanqueado al norte y al sur con dos hileras de habitaciones y cerrado al oeste por el edificio dominical y al este por lo que parecen ser almacenes o cuadras. Las habitaciones son varias decenas y tienen parecidas dimensiones, unos 10 metros cuadrados. Pudieron ser el alojamiento de colonos o esclavos, pero más sugerente es la explicación que Blas de Taracena dio a esta parte de la villa.

img_0223

En el siglo IV muchos grandes propietarios mantenían ejércitos privados. Prueba de ello nos han dejado las fuentes antiguas. Didimio y Veriniano mantuvieron a raya con sus tropas personales a los vándalos en los pasos de Roncesvalles. El señor de la Villa de LIédena también pudo tener una milicia personal compuesta de colonos-soldados en esos momentos de inestabilidad política. La disposición ordenada de las habitaciones, de superficie similar y con un gran patio central recuerda  una estructura de tipo castrense. Tiene similitudes, por ejemplo, con el cuartel de gladiadores de Pompeya. Las habitaciones serían el lugar de alojamiento de la tropa y el patio sería utilizado para ejercicios y maniobras. Otra posibilidad es que estas habitaciones fueran almacenes o incluso lugar de alojamiento ya que la villa se encontraba cerca de la calzada romana que iba hacia Pamplona.

villa-romana-de-liedena

Hoy podemos apreciar los restos de los muros de las dependencias que conformaban la villa romana. Los mosaicos fueron trasladados al Museo de Navarra, en Pamplona, donde están expuestos. Seguramente la entrada a la villa era por el lugar por el que se accede ahora, el ángulo suroriental, donde se ubica el aparcamiento. Los restos se encuentran a cielo abierto y frente al impresionante tajo de la Foz de Lumbier donde se puede contemplar los restos del puente del Diablo o de Jesús de Liédena.  La villa romana de Liédena nos muestra todos los elementos que formaban una residencia señorial del Bajo Imperio: la parte urbana, reservada al señor; la parte rústica, donde se alojaban los siervos y trabajadores y las dependencias para aperos; y la parte fructuaria destianda a la transformación de los productos del campo. En sus extensas ruinas(78 x 168 metros) podemos recorresr su peristilo, el triclinium donde el señor celebraría sus banquetes, el oecus, la sala más noble de la casa y las dependencias ligadas a la explotación agrícola: almacenes, trujal, lagar, patios, cisternas, etc. Unidad autosuficiente que se mantenía de la explotación de cereales, vid y olivo con un dominus que controlaba todo y que se rodeó no sólo de comodidades y lujo (mosaicos, termas) sino de un pequeño ejército privado para que lo protegiera.

Si queremos acceder a ellas, tomaremos la salida 39 de la A-21 autovía del Pirineo.

16102saa-01

Ermita de la Granja de San Juan de Cortes situada en el término de Liédena.Forma actualmente parte de la Granja de Cortes que perteneció desde 1075 al cercano monasterio de Leyre, pasando a propiedad particular a raíz de la aplicación de las leyes desamortizadoras de los regímenes centralistas del siglo XIX.

16102gbsaa-01aa   16102gbsaa-01bretabloantesdelrobo

Retablo.                                  Retablo anteriormente al robo de la iglesia

Presenta planta de nave única rectangular, con muros de sillarejo al exterior, puerta adintelada y espadaña a los pies de la nave.

16102aaz-02acasaengranjadecortes  a23000002_23316102gpsaa-01 a23000003_203

Aguabenditera
16102afa-01pozoengranjadecortesliedena a23000004_134 a23000005_119 a23000006_106 a23000007_094 a23000008_071 a23000009_070 a23000013_030

Casa señorial en la Granja de Cortes.

Tanto la casa señorial como la ermita están en terreno particular pero cada año el 1 de Mayo todos los vecinos de Liédena celebran una romería a su ermita y después de la misa se celebra una comida.

Antigua granja de los monjes de Leyrea23000010_048«Edificios de Especial Protección en Liédena» 426490_10151353015794849_605048145_n 429677_10151353015369849_1557718209_n 527956_10150725099394849_1814899385_n 528938_10150981614079849_677522411_n 549214_10151353015759849_1978080742_n 580998_10150981616474849_2059147074_n 599161_10151353015749849_183534535_n 644315_10151353016289849_5567394_n 65566_10151353022229849_1685745706_n 184317_10150121093759849_7694487_n 313707_10151353015944849_616864004_n